El producto más adecuado no es necesariamente el más puro